Todo hijo de vecino puede ser un crack en finanzas, incluso en los malos tiempos que se avecinan.

No hace falta ser un lince en Economía para darse cuenta que España vuelve a las andadas. La sombra de una nueva recesión está a la vuelta de la esquina, y el Gobierno no es que ayude precisamente.

En los últimos días hemos conocido que el Gobierno remitirá al Congreso de los Diputados el proyecto de Ley del Impuesto sobre las Transacciones Financieras (ITF). Esta figura pretende que cualquier operación de adquisición (bien sea compra, bien sea permuta) de acciones de sociedades que cotizan en Bolsas y Mercados de España tributen de forma indirecta, sea el inversor nacional o extranjero. Es decir, que si hasta ahora un inversor tenía que desembolsar su precio más una comisión, hoy tiene que hacerse a la idea de un 0,2% más sobre el precio de adquisición. Básicamente, se trata de extrapolar el I.V.A. al mercado de capitales.

En este artículo pretendemos abordar todas las repercusiones que tendrá este impuesto, mediante las apreciaciones que cualquier mortal pueda hacerse.

“Yo no tengo acciones. Tengo instrumentos de renta fija de empresas cotizadas”.

Aunque con buen criterio preferiste no jugarte el dinero en bolsa, para que este te produjera un rendimiento y recuperarlo al final, la realidad muestra que te puedes equivocar. Y, que es posible que la letra pequeña te pase factura si no estás atento a las notificaciones que te hagan y las estipulaciones que te hicieran. Muchas empresas al emitir deuda incluyen cláusulas de conversión del bono u obligación en cuestión. Es por eso que desde aquí te recomendamos que estés al loro, acudas a tu asesor o banco para que te confirmen que no son convertibles. En el momento de la conversión serás propietario de una acción y se devenga el impuesto.

“Sois unos viejunos, pensando todavía en renta fija y variable. Las Matemáticas nunca fallan y las Opciones de nuestro mercado han dado y darán mejores rendimientos”.

A no ser que tengas en tu mano una Put o una Call que se liquide por diferencias, la has liado parda. En el momento de la liquidación, si esta se produce por entrega, también tributa porque te han transmitido un instrumento de capital.

“Uso el banco sólo para la nómina. Tengo una tarjeta de débito. A mí no me afecta”.

Es el pensamiento típico de los listillos que carecen de ideas e interés en la materia, porque se creen argumentos como “el IBEX son los de arriba, la gente somos los de abajo” o “Vuestra crisis no la pagamos”.

Acción de 1871. Imagen en Dominio Público.
Badische Bank Historically Old Germany Share

Un banco es algo más complejo que un cajero automático que te da en segundos el fruto de tu esfuerzo. En una oficina se hacen ingresos y reintegros, se otorgan créditos y se reciben cuotas hipotecarias, y, también, se negocian muchos de los instrumentos mencionados anteriormente. Hace mucho tiempo que las acciones ni se negocian en parqué, ni se representan en una cartulina, ni sus dividendos se reparten cuando das uno de los cupones recortables

Si entiendes que al subir los impuestos al tabaco, y por ende, el del precio de la cajetilla, un consumidor racional adquirirá menos, y el estanquero alzará el precio de otras mercancías (sellos, chicles, tarjetas de autobús, etc) para contrarrestar la pérdida, estás de enhorabuena.

Una reducción en las operaciones de adquisición de acciones consecuencia de la creación de un impuesto supone un menor resultado para la entidad. Esa pérdida se intenta contrarrestar por otro sitio: cobrando un mayor interés a quien tiene allí su hipoteca o una mayor comisión por retirada de efectivo o por domiciliación de facturas.

La clave para ser competitivo con tus finanzas consiste en ampliar tu posición para no depender siempre de la misma entidad financiera.

Nadie te está diciendo que te deshagas de tus acciones ni del banco donde tienes la cuenta nómina. Lo que sí te digo es que seas más consciente de tus operaciones de retirada de efectivo o transferencias. ¿Y qué mejor que tener otra cuenta más?

N26 te ofrece abrir una cuenta corriente en Alemania, con toda la comodidad de hacerlo desde casa con tu Smartphone, y sólo en 8 minutos.

Esa cuenta corriente tiene asociada una Tarjeta Mastercard Débito con la que tienes 5 retiradas de Efectivo en cualquier cajero de la Eurozona sin comisiones. Tampoco tienen comisión las transferencias recibidas y emitidas en euros de / a cualquier cuenta del Espacio Económico Europeo.

Los visitantes de rafaeljrodriguez.xyz tienen la posibilidad de adscribirse a esta genial oferta de N26 utilizando el Código Promocional BAGUDZ.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *